"

'Palabras mágicas para tiempos difíciles' - Cristina Núñez Pereira y Rafael R. Valcárcel

Uno de esos libros que te hacen ser más feliz después de leerlo

Cuando empecé a leer Palabras mágicas para tiempos difíciles, Una incógnita rondaba mi pensamiento sin parar. A quién va dirigido? ¿Por qué público es más adecuado? ¿Las necesidades de qué franja de edad será capaz de saciar? Me costaba resolver estas dudas. Y también dejarlas de lado y seguir con mi actividad.

Y es que, si bien pensaba que la estructura está diseñada para niños y niñas de entre 9 y 12 años dado principalmente el uso del texto que emplea, sentía que las cuestiones que aborda corresponden más bien a un público infantil. Y las ilustraciones no me ayudaban a decidirme.

Entonces, acabé pensando lo siguiente. Caí en que es un libro para todos. Niños y niñas de cualquier edad, pero también para adolescentes y adultos y adultas. Si el amor no entiende de edades, ¿por qué los libros sí deberían hacerlo? Y más aún este.

"Palabras mágicas para tiempos difíciles es uno de esos libros que están destinados a dar vueltas por casa "

En su portada recuerda que ofrece problemas y soluciones en tiempo del coronavirus. Soluciones psicológicas. Lectura y terapia. Dibujos preciosos y profundos. Esta obra es demasiado maravillosa como para que alguien se la vaya a perder sólo para regirse a unos cánones de edad.

Palabras mágicas para tiempos difíciles es uno de esos libros que están destinados a dar vueltas por casa. Pero no por ser aquel objeto que nadie quiere. Al contrario. Para ser aquel bien divino que los dueños se van alternando. Palabras mágicas para tiempos difíciles es un manual de vida. Como mínimo, de la que estamos viviendo ahora. Es un manual para salir adelante. Para reconfortarnos. Para no sentirnos solos.

Está dividido en veinte apartados. Cada uno comienza explicando el significado de un término negativo, y termina refutando-con su antónimo y por tanto con un término positivo. Por lo tanto, siempre da primero la mala noticia. Y eso quiere decir que a la postre da la buena. Siempre ayuda a solucionar el problema planteado. Lo hace con mucha habilidad. Porque siempre recuerda que para afrontar este monstruo negativo hay que armarse del segundo término. Una gran manera de unir los dos.

Obviamente, explica palabras muy usadas en la normalidad que estamos viviendo. Estas son incertidumbre e información, cambio y adaptación, rabia y responsabilidad, abatimiento y jugar, ansiedad y sentido común o aislamiento y sentido del humor.

Ete libro no nos solucionará la vida, pero porque ninguno es capaz de hacerlo. Sí que nos ayudará a afrontarla con el máximo positivismo posible. Y no un positivismo barato. Un positivismo realista. Porque siempre normaliza el negativo. No hace sentir mal a los que lo lean para que estos y estas tengan sentimientos no idealizados. Que estamos tristes? Pues el libro nos da una palmada en la espalda y nos recuerda que es algo humano. Que no tenemos ganas de hacer nada? El mismo.

No son palabras de esas que te lanzan a la piscina para que aprendas a nadar a la fuerza. Son palabras que te acompañan al agua y te enseñan a hacerlo. Nunca te dicen que no estés triste. Te dicen que es normal estarlo.

De hecho, en el capítulo de la desidia, nos dice que "es normal sentir desidia ante situaciones estresantes o monótonas, como tener que doblar una montaña de ropa todos los miércoles. La desidia se parece a un virus que convierte las actividades, incluso aquellas más deseables, en molestas o aburridas. Quien juega con desidia no disfruta jugando ".

"Palabras mágicas para tiempos difíciles es un libro balsámico "

Entonces, remata la primera parte de este apartado cuestionando si creemos que han cambiado las actividades mencionadas o si lo hemos hecho nosotros mismos. Y a continuación, responde que "probablemente, tú. La desidia es una falta de deseo. Y el deseo es un ingrediente que da sabor a cualquier cosa, un motor que nos impulsa a actuar. Si te atrapa la desidia, te conviertes en un espectador silencioso y pasivo. Lo importante es encontrar resquicios por los que saque de nuevo la motivación ".

Está claro que son palabras que requieren un mínimo nivel de comprensión lectora. Palabras que no entenderá todo el mundo. Pero están acompañadas de unas ilustraciones magníficas. De hecho, cada página estuvo coloreada por un ilustrador o ilustradora diferentes. Y es algo mágico. Veinte ilustradores que definen de manera plástica cuarenta sentimientos diferentes con veinte miradas diferentes. Muestran personas, animales o parásitos, siempre representan sentimientos.

Palabras mágicas para tiempos difíciles es, pues, un libro balsámico. Un libro que se puede releer. Sin ningún problema. Porque no saberse el final o no. De hecho, la última página es la de la esperanza. Aquí se nos invita a cruzar, indirectamente, un puente que, si bien ni nosotros ni los autores conocemos dónde nos conducirá, si podemos estar seguros de que será un mundo mejor que el que estamos en el momento de la lectura. Palabras mágicas para tiempos difíciles es uno de esos libros que te hacen ser más feliz después de leerlo.

ficha técnica

Número de páginas: 85
Editorial: Palabras aladas
Idioma: castellano
Encuadernación: tapa dura
ISBN: 9788494890697
Año de edición: 2021
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación respetando la nueva ley GPDR de 25 de mayo de 2.018. Al continuar con la navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies y los términos y condiciones de uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitirse cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sé utilizándo esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás Dando tú Consentimiento a esto.

Cerrar